Diferencias entre deuda y déficit público

Diferencias entre deuda y déficit públicoEconomías en crisis, países cada vez mas endeudados a cuenta de haber querido salir de ella a costa de disparar el gasto público, crecimientos económicos estancados, falta de confianza en el sistema para que los países hagan frente a compromisos de pago, primas de riesgo al alza, países al borde de la suspensión de pagos (EEUU) y países rescatados (Grecia, Irlanda y Portugal) y ahora la solvencia de la economía francesa en entredicho. Este es el actual panorama de las economías europea y americana. Como consecuencia, enormes turbulencias en los mercados financieros.

Ante este panorama, mucho se habla de la deuda pública y del déficit público, dos conceptos muy relacionados que hacen referencia a cosas diferentes.

La deuda pública, como ya vimos en entregas anteriores, hace referencia a las cuentas del Estado y es el dinero que un Estado (también puede ser un ayuntamiento, diputación, comunidad autónoma o cualquier entidad pública) ha pedido prestado a un tercero para financiar su gasto e inversión. La deuda pública o también llamada deuda soberana se emite periódicamente en forma de Letras del Tesoro, Bonos u Obligaciones del Estado. La deuda pública se puede adquirir desde cantidades pequeñas de dinero lo que le hace un producto asequible un gran público. Suele ser adquirido por inversores de un perfil más bien conservador porque “se supone” que no conlleva mucho riesgo (cuesta un poco decir esto con la que está cayendo).

El déficit público, también abordado en anteriores entregas, hace referencia a la cuenta de resultados de un Estado en un año concreto y quiere decir cuanto los gastos del conjunto de las administraciones públicas han excedido de sus ingresos en un año concreto. Al ser un dato que en términos absolutos no quiere decir nada, normalmente se suele manejar el ratio de deficit público con respecto al PIB que, como referencia, los países de la Unión Europea tienen el compromiso de que dicho ratio no exceda del 3%.

Como conclusión de las diferencias, la deuda es un dato de balance de situación que quiere decir cuanto debe a terceros y el déficit es un dato de cuenta de resultados que significa que durante un año natural un país ha gastado más de lo que ha ingresado y eso ha supuesto un porcentaje determinado de lo que ha producido (PIB).