¿Qué es Standard and Poors?

¿Qué es Standard and Poors?Nunca antes todo lo relacionado con la deuda soberana, las agencias de calificación crediticia (o rating) y la prima de riesgo había ocupado tantas portadas de periódicos. Hasta ahora, al repasar las principales variables macroeconómicas de un país hablábamos del PIB per cápita, la inflación, los tipos de interés y el paro como principales variables pero, después de un periodo de crisis global y con países cada día mas endeudados, parece que estos términos van a pasar a formar parte de nuestro vocabulario por una buena temporada. Vamos a ver quién es Standard and Poors.

Standar and Poors, Standar & Poors o S&P acaba de rebajar la calificación crediticia de EEUU de AAA a AA con signo mas, por primera vez en la historia basándose en el estancamiento político del país y por considerar que las reformas puestas en marcha son insuficientes para reducir el déficit. Además S&P no descarta futuras rebajas. Mientras que por ahora, las otras dos agencias por orden de importancia, Moodys y Fitch, han mantenido la máxima calificación para el país.

Standar and Poors es la mayor agencia de rating a nivel mundial. Su trabajo consiste en definir cómo de solvente es un organismo, empresa, país o región para hacer frente a los compromisos de pago futuros.

Las calificaciones se dan por emisor y por cada emisión y también en función de si son a corto o a largo plazo. La calificación de un emisor es una opinión sobre la capacidad financiera general de un deudor y no hace referencia a ninguna emisión concreta mientras que las calificaciones de una emisión estudian solamente una emisión concreta.

Las calificaciones de S&P para una emisión a largo plazo son: AAA (extremadamente fuerte), AA (muy fuerte), A (fuerte), BBB (adecuado), y por debajo de ese nivel van de menos a mas vulnerabilidad en el siguiente orden: BB, B, CCC, CC y C.

Las calificaciones de S&P para una emisión a corto plazo son: A1 (extremadamente fuerte), A2 (satisfactoria), A3 (adecuada), la calificación B es especulativa, distinguiendo B1 (emisor fuerte), B2 (emisor medio) y B3 (emisor débil) y por debajo de ese nivel están la C y la D consideradas como vulnerables.

Las calificaciones de S&P para un emisor a largo plazo son: AAA (extremadamente fuerte), AA (muy fuerte), A (fuerte), BBB (adecuado), y por debajo de ese nivel van de menos a mas vulnerabilidad en el siguiente orden: BB, B, CCC, CC y C. Las calificaciones de AA a CCC pueden ir acompañadas de un signo + o – para mostrar su posición relativa. También están las categorías para un emisor R (bajo supervisión regulatoria), SD y D es cuando ha incurrido en incumplimientos y NR cuando no está calificado.

Las calificaciones de S&P para un emisor a corto plazo son: A1 (extremadamente fuerte), A2 (satisfactoria), A3 (adecuada), la calificación B es de un emisor vulnerable distinguiendo B1 (capacidad fuerte para hacer frente a la deuda a corto plazo), B2 (capacidad media) y B3 (capacidad débil) y por debajo de ese nivel están la C que es vulnerable y, como en el largo plazo, la R, SD, D y NR.

Sus opiniones tienen una importancia tremenda para los inversores a la hora de tomar sus decisiones de compra. Cuanto mayor sea la calificación crediticia que S&P otorgue, más demanda habrá de ese producto y menos costoso le será al organismo correspondiente su financiación porque los inversores lo consideran un producto poco arriesgado y exigirán menos rentabilidad a su inversión.

Para mas información: www.standardandpoors.com