¿Qué significa que un país quiebre?

¿Qué significa que un país quiebre?La quiebra, también llamada bancarrota, se define como la situación en la que una persona, empresa o institución no puede pagar sus deudas porque no tiene recursos económicos suficientes. Siempre se ha considerado que la deuda pública emitida por un país es un valor seguro ya que es muy difícil que un país quiebre.

¿Qué es la deuda pública?
Deuda pública es una manera que tienen los países para lograr financiación: entregan bonos con la promesa de devolver el dinero en un plazo concreto y con un tipo de interés. Evidentemente las economías más inestables prometen más intereses ya que el riesgo de no cobrar es mayor aunque, por lo general, el interés es bajo porque se consideran inversiones seguras.

Pero lo cierto es que un país también puede llegar a una situación de quiebra. Un ejemplo que sirve para ilustrarlo es Grecia. Básicamente el problema que sufren los griegos es una situación de desajuste muy grande entre la deuda pública contraída y sus recursos, hasta tal punto que deben más dinero que la producción total del país al año.  Pero qué ha sucedido en Grecia: no puede pagar una vez van llegando los vencimientos. Es una situación que parece imposible, especialmente en un país del primer mundo sin problemas aparentes, pero que se puede dar a causa de una mala gestión.

Simplificando mucho, el fallo de Grecia supone un duro golpe para todo el sistema financiero: griego e internacional. Bancos griegos y de todo el mundo esperan cobrar bonos griegos emitidos por el gobierno. Si son impagados los bancos griegos  caerían y los internacionales dejarían de confiar en la deuda pública. Cada vez sería más difícil lograr financiación, especialmente para los países menos fuertes, que podrían ir cayendo uno tras otro. De esta manera los grandes bancos irían acumulando impagados provocando una situación que deberíamos costear entre todos para mantener el sistema a flote.

Pero esto es sólo la punta del iceberg. Además de los bancos, la economía en general no está formada por compartimentos estancos sino todo lo contrario. Todos los países están relacionados y, antes o después,  acabarían viéndose afectados. Un ejemplo sencillo: los países fuertes verían afectadas sus exportaciones al empobrecerse los clientes de países afectados por la quiebra y también acabarían sufriendo las consecuencias.